Se les llena mucho la boca…

Estándar
Señores del PP:
Se les llena mucho la boca de decir que su apuesta por la escuela concertada no se debe a intereses económicos ni ideológicos y que la única razón es facilitar la elección de centro a las familias.
En este sentido tenemos que comunicarles que las personas que optamos por la escuela pública también estamos haciendo uso de esa misma libertad de elección y que cuando optamos lo hacemos pensando en la escuela que queremos.
La escuela que queremos es una escuela pública, de todos y para todos. Por que el sistema educativo público es el único que garantiza la igualdad de oportunidades y la cohesión social.
La escuela pública entiende la educación como un derecho ciudadano, que debería ser un servicio gratuito y universal. Frente a quienes la ven como una oportunidad de negocio. Es una escuela democrática y participativa, en la que la comunidad educativa debe implicarse a fondo.  Una escuela al servicio del ciudadano, que forme personas capaces de desenvolverse en la vida y relacionarse con su entorno de forma crítica y activa, que puedan entender el mundo en el que viven e interactuar con él, contribuyendo a mejorar la sociedad.
Es una escuela laica, que no suponga la prevalencia de una religión o sistema de creencias sobre otros.
En la escuela de todos no puede tener cabida la segregación del alumnado por motivos religiosos (ni siquiera durante un par de horas por semana).
Es una escuela inclusiva, que de oportunidades a todo el alumnado, y facilite la posibilidad de alcanzar, a cada uno, el máximo de sus potencialidades.
La escuela no puede ni debe servir para la formación de unas élites predestinadas al éxito social ni a condenar al resto al fracaso absoluto.
Etimológicamente, educar significa “sacar, extraer” lo mejor de cada persona y que cada uno pueda alcanzar en la vida las mayores metas que su capacidad e interés le permitan.
Es una escuela igualitaria, que facilite la compensación de las desigualdades de origen; tanto sociales como de cualquier otro tipo.
Que debe procurar y conseguir que todo el alumnado tenga las mismas facilidades para acceder a los servicios escolares.
Que debe poner a su disposición todos los recursos humanos, materiales y didácticos para que todos puedan desarrollar las competencias y destrezas necesarias para la vida en el mundo actual y futuro.
Que atienda a las necesidades de cada alumno, dando siempre más ayuda al que más lo necesite.
Una escuela, en definitiva, que forme personas que capaces de afrontar el futuro con ciertas garantías de éxito y que constituyan una fuerza transformadora para hacer un mundo mejor… que es posible.
Esa es la escuela que queremos y defendemos. Si ustedes quieren para sus hijos colegios con equitación, piscina, campo de golf y seto de margaritas páguensela de su bolsillo. Si quieren una escuela elitista que forme a los líderes del futuro a imagen y semejanza de los fracasados líderes actuales fináncienla por sus medios. Si quieren una educación religiosa pidan a su iglesia que se la sufrague y apórtenla los medios necesarios. Llenen los cepillos todos los días en la misa de once de billetes de 500.
Pero, por favor, dejen que nuestra escuela, la pública, funcione tal y como queremos los que la hacemos y utilizamos

J.J. Boj

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s